Durante muchos años, mis abuelos nos visitaban todos los domingos. Era una cita y teníamos que estar en la casa. Verlos llegar me llenaba de ilusión porque traían bolsas de manila del comisariato de la Zona del Canal llenas de algunas de las frutas de temporada del patio de la casa en Coronado. Las frutas que yo más esperaba eran las ciruelas traquedoras y el mango.
Ahora es la temporada de mango en Panamá, así que aproveché para hacer la receta de Mango Mousse, que encontré en un index card que mi abuela se tomó el tiempo de escribir a máquina.
Leí la receta muchas veces y sabía que faltaba algo. Pero parte de este reto es seguirla, así que confié en lo que escribió, y manos a la obra.
Los mangos me los trajo mi esposo de un patio en Corozal. Seguí la receta, subí las claras, subí la crema, mezclé con el mango, pero la cosa como que se desmayó. De sabor, muy rico, pero creo que a Julia se le olvidó apuntar la gelatina sin sabor que llevan los mousse, le faltó textura.
Guardé el mousse en la nevera e hice que todo el que estaba en casa lo probara, la gente feliz, le  gustó, pero yo seguía inconforme… es que no seguí mis instintos de ponerle la dichosa gelatina sin sabor.

La mañana siguiente serví el mousse en las copas que me traje de la casa de mi abuela, les cuento que casi todos los platos, las cucharas, los pírex y props que ven en las fotos de #QueridaJulia son de ella. Tomé la foto, y dudé… no quería compartir la receta porque sé que le falta algo.
Entonces se me prendió el foco, coloqué la mezcla en un pírex y lo metí en el congelador y el mousse quedó en helado casero de mango y eso sí me hizo feliz, súper rico.
Querida Julia, a esta receta le cambié el nombre, ahora es helado casero de mango.
Aaahhh, si lo hacen.. les recomiendo hacer un dulce frío, capas de galletas María, capa de helado de mango, repita hasta llenar el pírex, queda buenísimo.

Receta 31: Mousse de mango