El barista mundialista

Con mucho empeño, el chiricano Benjamín Roque representará a Panamá en el World Barista Championship 2018, el campeonato orbital en preparación de la rubiácea.

Posted by A la mesa on Saturday, June 16, 2018

 

Un 17 de junio, hace 5 años, el café dejó de ser simplemente un acompañante del desayuno para Benjamín Roque, porque se convirtió en su sustento, en una profesión.

Foto: Cortesía

Tenía 18 años y trabajaba como ayudante de cocina de un restaurante de David, Chiriquí, donde nació y creció este barista imbuido por los aromas cafetaleros. Los dueños del restaurante tenían, feliz casualidad, una tienda de café de especialidad. Le pidieron una ayuda al chico en la preparación de la bebida, no sin antes mostrarle “figuritas” posibles con la espuma de un capuchino, en la superficie de una taza. La técnica obedece al universal arte latte.
Esa misma noche Benjamín regresó a su casa y buscó videos en YouTube para aprender el arte y asumir la labor en la tienda de café. Un año después lo invitaron a Panamá para que le enseñara a otras personas el oficio que dominó con mucha práctica y muchos videos. Este reconocimiento impulsó al chiricano a seguir estudiando hasta perfeccionar una técnica propia y estudiar y entender el trasfondo de una taza cualquiera de café.

El origen
Roque visitaba las fincas cafetaleras en tierras altas de Chiriquí. Aprendió el proceso, conoció las plantas, escuchaba el relato de los productores, desarrolló el gusto y el olfato y así se inició en una profesión tan noble como universal: el barismo.

Foto: Cortesía

El año pasado, después de muchas prácticas en Chiriquí y gracias a un equipo prestado por un amigo, Benjamín se estrenó en la Competencia Nacional de Baristas de Panamá. Obtuvo el quinto lugar.

Foto: Cortesía

Al finalizar la competencia, Ricardo Koyner, productor y dueño de café Kotowa, uno de los mayores impulsores del consumo de cafés especiales de Panamá a través de las tiendas Kotowa, le ofreció el trabajo que Roque ejerce hoy con pasión y entrega. Es entrenador de baristas de las 30 tiendas de cafés especiales abiertas al público en Panamá.

Foto: Cortesía

De Chiriquí a Holanda
En febrero pasado, se celebró la Competencia Nacional de Baristas de Panamá de 2018. Benjamín se preparó por meses. La noche anterior a la competición, un entrenador australiano le sugirió cambiar la presentación tantas veces practicada por el chiricano. Roque confió en los consejos de este prestidigitador del otro lado del mundo y ganó.
Hoy, 17 de junio, un lustro después de que el barismo se convirtiera en el sustento del chiricano, viajará a Ámsterdam a representar a nuestro país en el mundial de la categoría. Quizás una competencia global diferente a aquella con la que se trasnochaba cuando tenía 13 años, durante sus tardes de fútbol, como lateral izquierdo en la selección Sub 13 de Chiriquí. Pero mundial es mundial, y en el World Barista Championship 2018 competirá con más de 50 baristas de los cinco continentes.

Foto: Alexander Arosemena -LP

Roque, de 23 años, lleva consigo el apoyo de todos sus compañeros, y él aporta un rasgo común entre ellos: la pasión por su profesión. Lleva en su maleta algo así como un diamante, un café geisha de Finca Las Brujas, de la familia Koyner, que le brinda confianza. Es un grano increíble, como todos los cafés que llevarán los otros competidores, pero este es de nosotros, y es de la tierra donde yo nací”.