La Passiflora quadrangularis es familia de la maracuyá, pero muchísimo más grande y menos ácida, con un sabor más sutil. Crece en una enredadera de la cual guinda la enorme fruta (del tamaño de una papaya mediana) y es endémica de nuestro trópico americano. Al llegar los españoles en la conquista, le llamaron granadilla o parcha, dada su similitud a la maracuyá y otras frutas del género passiflora, pero hoy día su nombre difiere por país, siendo mi nombre favorito aquel que usan en Bolivia: sandía pasión. Tiene un alto contenido de vitamina C, y la pulpa, al igual que sus semillas, consumidas en exceso, pueden causar somnolencia debido a un compuesto llamado passiflorina. En países como Brasil es utilizado en medicina tradicional para calmar los nervios y ayudar con el insomnio. En Panamá se utiliza más que todo para preparar una refrescante chicha a base de agua y aveces con leche.

Receta

En El Trapiche hacemos chicha de granadilla con naranja, una bebida deliciosa y refrescante:

Ingredientes:
Jugo de 20 naranjas
1-2 granadillas (se utiliza la fruta entera con sus semillas, pero se pica en cubos para mejor manejo)
Agua al gusto
2 lb de azúcar (o al gusto)

Procedimiento:
Licúe el jugo de naranja con las granadillas. Cuele para separar los pedazos grandes de semillas y mezcle con suficiente agua y azúcar. Disfrute bien fría.