El Día de la Madre es la ocasión perfecta para disfrutar con mamá un delicioso brunch en casa o en algún restaurante. ¿Se han preguntado alguna vez con qué bebidas acompañar la  variedad de platillos dulces y salados que hacen parte de un brunch? La clave,  cuando se trata de vinos, es inclinarse por espumantes y vinos jóvenes, ligeros y frescos que se adaptan mejor a la media mañana o la hora del almuerzo. Les comparto algunos platillos con mis recomendaciones para lograr un maridaje perfecto en este día tan especial.
•Cocteles con espumantes:
Por su versatilidad y frescura, las populares mimosas (a base de champagne y jugo de naranja) y los Bellinis (a base de prosecco y  néctar de melocotón) son cocteles que no pueden faltar en un brunch. ¿La última moda? Las open mimosas con diferentes opciones de jugos naturales.
•Huevos benedictinos con Champagne Brut:
El champagne es la mejor opción para acompañar unos deliciosos eggs benedict, pero el cava, el prosecco o cualquier espumante de su elección también resultan estupendos para acompañar  platillos en los que el huevo es el  protagonista.
•Pancakes de frutos del bosque con espumantes Rosé:
Los vinos base de los espumantes rosados suelen estar elaborados por uvas tintas como el Pinot Noir. Esta combinación los llevará a una explosión de frutos rojos en la boca y la frescura del espumante les hará olvidar la masa de los pancakes.
•  Fried chicken & waffles con Chardonnay:
Este gran clásico americano se complementa perfectamente con un vino blanco de cuerpo medio como el Chardonnay, que cuando envejece en barrica de roble revela delicadas notas a vainilla y caramelo, y su acidez ayuda a cortar la grasa.
•  Omelettes de vegetales con Sauvignon Blanc:
Por sus notas cítricas y verdes, un Sauvignon Blanc del hemisferio puede ser el compañero ideal de platillos con vegetales. Aquí también pueden inclinarse por un Verdejo o un Pinot Grigio.
•Hamburguesas con bacon y hongos con Merlot:
Para platillos consistentes como este o carnes en general, un tinto de cuerpo medio y taninos suaves como el Merlot serán el aliado perfecto para una experiencia inolvidable.